14th International Conference on Cochlear Implants and Other Implantable Technologies

Home / Noticias / 14th International Conference on Cochlear Implants and Other Implantable Technologies

14th International Conference on Cochlear Implants and Other Implantable Technologies

Las Conferencias Internacionales sobre los Implantes Cocleares y Otras Tecnologías Implantables, celebradas cada dos años, constituyen un ciclo de encuentros científicos de gran prestigio dedicados no solo a los temas relacionados con implantes auditivos, sino también la rehabilitación y el cuidado de personas con trastornos auditivos. El organizador del encuentro de este año, que tuvo lugar en Toronto, fue la Sociedad Americana de Implantes Cocleares (American Cochlear Implant Alliance, ACI) en colaboración con la Universidad de Toronto.

El tema principal de la conferencia fue la aplicación de implantes auditivos, sobre todo los cocleares, en la sordera unilateral. Las personas con sordera unilateral constituyen un grupo de pacientes relativamente grande, sin embargo hasta hace poco no se consideraban candidatos para la implantación coclear. Ahora cada vez más estudios realizados en distintos centros del mundo (sobre todo de Europa, donde este método de tratamiento ya lleva unos cuantos años utilizándose) demuestran beneficios de la implantación de este grupo de pacientes, sobre todo personas con sordera unilateral y los molestos tinnitus. Los tinnitus forman una indicación adicional para aplicar la estimulación eléctrica, la cual – como demuestran resultados de varios estudios científicos y la experiencia clínica  – ayuda en su habituación.  En los Estados Unidos el programa de implantación en personas con sordera unilateral esta apenas arrancando, ya que la agencia gubernamental que controla la alimentación, los medicamentos, suplementos de dieta y equipos médicos (Federal Drug Administration) necesita primero analizar el procedimiento antes de declararlo apto par utilizarse en la practica clínica. Los estadounidenses han invitado por lo tanto a investigadores de Europa, incluida Polonia, a compartir sus experiencias en el tratamiento de pacientes con este tipo de problemas auditivos.

Las personas con sordera unilateral y un implante insertado en el otro oído son candidatos perfectos para los estudios científicos sobre el impacto de la estimulación eléctrica. Solo personas así son capaces de identificar qué es lo que oyen a través del implante y  qué es lo que oyen con el otro oído que funciona de manera correcta. Esto crea una oportunidad única para ampliar los conocimientos sobre la percepción auditiva de personas con implantes cocleares, lo cual puede ayudar en la elaboración de nuevos métodos más eficaces de tratamiento y rehabilitación.

Durante la conferencia de Toronto, lo notó en su charla a invitación el Profesor Michael Dorman de la Arizona State University de los EE.UU. Su investigación – que abarca personas con sordera unilateral – tiene por objeto ayudar en la creación de una simulación que reflejaría mucho mejor cómo oye una persona con un implante coclear. Los resultados de su investigación indican que las distintas simulaciones de este tipo de audición elaboradas anteriormente (por ejemplo en el IFPA se había presentado una tesis doctoral de Adam Walkowiak dedicada a este tema) – en base a lo que se conoce sobre el funcionamiento de los implantes – no del todo corresponden con la realidad y la calidad del sonido trasmitido a través de ese equipo no es tan mala como pareciera. Los trabajos relativos a la calidad de la audición en usuarios de implantes cocleares constituyen actualmente una de las principales líneas de investigación científica en este área. Es una novedad, ya que hasta ahora los estudios se han enfocado en asuntos relacionados con la comprensión del habla y los métodos que mejoren su percepción. Ahora que cada vez más pacientes con implantes discrimina el habla no solo en silencio, sino también en ruido, el peso de la investigación se inclina hacia la mejora de la “estética” del sonido que ellos perciben. Esto tiene una importancia clave por ejemplo a la hora de escuchar música, ya que su percepción se rige por otros principios que la del habla, el cual aunque sea desagradable, sigue siendo comprensible. Por tanto, un paciente que discrimina bien el habla puede tener problemas con la percepción de la música cuyo sonido no será agradable.

La mejora de la percepción estética del sonido es por tanto una barrera más que romper en el ámbito de los implantes cocleares. ¿Cómo conseguirla? Se puede intentar cambiar la estructura del implante y del electrodo, perfeccionar las técnicas que permitan su posicionamiento preciso en la cóclea (a una distancia óptima de las neuronas), se puede mejorar las estrategias de codificación del sonido y en pacientes con sordera parcial buscar posibilidades de una mejor todavía combinación de la audición natural con la audición eléctrica. Se podría también establecer programas especiales de rehabilitación que aprovechando la plasticidad del cerebro permitirán mejorar la calidad de los sonidos escuchados.

Seguramente en muchas de dichas actuaciones serán de gran ayuda los conocimientos obtenidos gracias a los estudios antes mencionados que analizan personas con sordera unilateral. Estos se llevan a cabo  también en el Instituto de Fisiología y Patología Auditiva, bajo el cuidado del cual se encuentra uno de los grupos de pacientes con audición sana en uno de los oídos e implante en el otro más grandes del mundo. Resultados de los estudios novedosos realizados con su participación fueron presentados durante la conferencia de Toronto por el Dr. Artur Lorens del Departamento de Implantes y Percepción Auditiva. Pensando en este grupo de pacientes, en el Instituto se ha establecido un programa especial de rehabilitación, del cual habló la Lic. Dorota Pastuszak enfatizando la necesidad de modificar las actividades de rehabilitación en función de nuevos grupos de pacientes implantados.

Otro grupo nuevo viene formado por personas con sordera parcial que cuentan con audición sana hasta 1500 Hz, en los que se complementa la audición natural con audición eléctrica.

De esta asunto habló en Toronto el Profesor Henryk Skarżyński, que al presentar la ampliación de las indicaciones para la implantación, destacó que esto solo es posible gracias a los métodos atraumáticos de implantación del electrodo en la cóclea elaborados por él mismo, los cuales permiten preservar la audición existente del paciente en el rango de frecuencias bajas. Mantener la posibilidad de oír esas frecuencias tras la implantación tiene gran importancia para, entre otras, la percepción de la música.

En la conferencia de Toronto se prestó mucha atención en el papel de la música en la terapia de los pacientes implantados. El Dr. Charles Limb de la Universidad de California en su charla a invitación presentó un proyecto relacionado con la composición de música adaptada a las posibilidades perceptivas de las personas con implantes cocleares, tomando en cuenta las limitaciones en la trasmisión de sonidos que tienen dichos dispositivos. Subrayó también la dimensión individual de la percepción musical. La comparó con una cata de vino. Existen personas con percepción de sabor tan sofisticada que son capaces de diferenciar un vino barato de un buen vino. Para otras, los dos vinos tendrán un sabor parecido. Esta regla concierne también a la percepción de la música.

El hecho de que no todos los pacientes implantados estén satisfechos con su percepción de la música no es tan solo resultado de las limitaciones del dispositivo mismo. Las personas con formación musical pueden tener expectativas muy altas en cuanto a la percepción de sonidos, las cuales el implante no es capaz de cumplir.

La música trasmitida a través del implante puede no ser de su agrado. En cambio para otros, menos exigentes, todo lo contrario.  En muchos trabajos del área de la rehabilitación se hace hincapié en que en los pacientes implantados un entrenamiento auditivo basado en la música tiene efectos positivos sobre la comprensión del habla.

El Profesor Warren Estabrooks de Canadá abordó cuestiones relacionadas con la rehabilitación de pacientes adultos, sobre todo los que han sustituido audífonos por implantes cocleares y personas con sordera unilateral. Había examinado qué programas de rehabilitación se proponen a dichos pacientes en los distintos países. Resulta que en el mundo existen muy pocos centros que extienden la atención a todos los pacientes, como es el caso del Instituto de Fisiología y Patología Auditiva.

Durante las sesiones relativas a la rehabilitación de los niños, se debatía, entre otras cosas, el uso de la lengua de signos como un factor de apoyo al desarrollo de las competencias lingüísticas a nivel fónico. En los EE. UU. y Canadá, donde la identidad lingüística y cultural de las personas sordas se suele manifestar fuertemente, existe la presión para que las personas con trastornos auditivos, incluidas las implantadas, aprendan la lengua de signos. Andrea Warner-Czyż de la Universidad de Texas había investigado si realmente esto proporciona apoyo a la rehabilitación de niños con un implante coclear. Durante dos años observó un grupo de niños y constató un retraso en el desarrollo de la lengua fónica en niños implantados en los que adicionalmente se había introducido la lengua de signos.  Debido a un periodo de observación relativamente corto tampoco hay que saltar a conclusiones precipitadas, ya que se sabe que niños con una audición sana que crecen en familias bilingües al principio adquieren competencias lingüísticas en los dos idiomas con más lentitud pero con el paso del tiempo el nivel de su desarrollo lingüístico llega a un equilibrio.

Lo mismo puede suceder en caso de niños implantados que a la vez desarrollan la lengua fónica y la lengua de signos, por lo cual se necesitan más estudios científicos al respecto.

La Lic. Małgorzata Zgoda de IFPA presentó en Toronto resultados de unos estudios únicos relativos al impacto de los factores socioeconómicos sobre el rendimiento académico de los niños implantados. No se ha observado un impacto importante de la situación material en dicho rendimiento, sin embargo resultó ser importante el nivel académico de los cuidadores.

Niños de padres con un nivel académico más bajo parecían presentar un rendimiento académico peor que niños de madres y padres con educación superior.

Esto constituye un reto muy grande para los especialistas en el área de la rehabilitación, los que muchas veces tratan a los padres como observadores pasivos de las actividades terapéuticas, olvidando que un cuidador educado y consciente proporciona al niño el mejor apoyo posible. Por lo tanto puede resultar muy eficaz la empleada también el en Instituto rehabilitación con el método auditivo-verbal, en la cual se presta mucha atención en la participación de los padres en el tratamiento del niño con trastorno auditivo.

Durante la Conferencia Internacional sobre los Implantes Cocleares y Otras Tecnologías Implantables celebrada en Toronto con casi 2000 participantes se presentaron más de 470 trabajos. Algunos tenían que ver con el uso de los implantes auditivos de oído medio.

El Instituto de Fisiología y Patología Auditiva como uno de los primeros centros del mundo esta implementando en su practica clínica los modelos más recientes de estos dispositivos. Los resultados destacados obtenidos en el Instituto fueron presentados por el Dr. Piotr H. Skarżyński.

En la conferencia de Toronto, Polonia fue representada por tan solo siete especialistas del Instituto (prof. Henryk Skarżyński, Dr. Artur Lorens, Dr. Piotr H. Skarżyński, Dra. Monika Ołdak, Dr. Adam Walkowiak, Lic. Małgorzata Zgoda, Lic. Dorota Pastuszak), bajo el cuidado del cual se encuentra uno de los grupos más numerosos del mundo de pacientes con distintos trastornos auditivos tratados por medio de dispositivos implantables. Los 22 trabajos presentados por ellos reflejan las últimas líneas de investigación en el ámbito de los implantes auditivos.