Un premio a la altura del Nobel

Home / Noticias / Un premio a la altura del Nobel

Un premio a la altura del Nobel

El 4 de diciembre de 2014 en Monte Carlo conocimos a los ganadores del concurso internacional Premio Galien, que es uno de los concursos más significativos a nivel mundial y que premia desde hace 44 años los logros más innovadores y más revolucionarios de la farmacia, la medicina y la protección de la salud. Este año, en la categoría de “dispositivos médicos” la Medalla de Oro, el Grand Prix de la Edición Internacional del Concurso fue otorgada a la primera en el mundo Red Nacional de Teleaudiología, creador y fundador de la cual es el profesor Henryk Skarżyński.

Las medallas son otorgadas por un jurado internacional en el que residen 150 científicos de todo el mundo, entre ellos varios ganadores del premio Nobel. Estos premios constituyen una distinción excepcional que goza del más grande reconocimiento en la medicina mundial, por lo cual se consideran los premios más importantes tras los Nobel, en este campo.
En la ceremonia participaron y también entregaron los premios: el Ministro de Asuntos Exteriores del Principado de Mónaco, Michel Roger, y el embajador de Francia en Mónaco, Hadelin de La Tour du Pin.

La Red Nacional de Teleaudiología es un sistema que abarca, entre otras, la telerehabilitación, el telefitting, la teleeducación, los programas de cribado, el telediagnóstico en Europa, Asia y África. Para obtener los mejores resultados en cuanto al aumento de la audición tras la inserción del implante coclear, es necesario asegurarle al paciente un cuidado postoperatorio a largo plazo y bien organizado. Una de las tareas más importantes dentro de dicho cuidado es el ajuste óptimo del implante. – explica el profesor Henryk Skarżyński  – Por lo general se usa aquí un procedimiento especial que requiere que el paciente se someta a una serie de consultas realizadas por un equipo multidisciplinario con gran experiencia en el centro en el que se realizan cirugías del implante coclear. Para la mayoría de los pacientes, dichas consultas implican la necesidad de hacer largos viajes, lo cual conlleva costes altos, consume mucho tiempo y produce cansancio – sobre todo para niños de pocos meses o de un año de edad – que afecta la fiabilidad de los resultados de las pruebas y el ajuste de los dispositivos implantados. Para disminuir dichos costes, el tiempo de viaje y la distancia que el paciente tendría que recorrer para consultar un grupo de especialistas y a la vez asegurarle al paciente los servicios de la mejor calidad, ha resultado necesario crear un sistema telemédico moderno que permita realizar una rehabilitación barata y eficaz de la audición y del habla, así como prestar atención a distancia a los pacientes con diversos tipos de implantes auditivos. Así nació ese sistema. – añade su autor.

Un grupo de ingenieros y otro tipo de especialistas coordinado por el profesor Henryk Skarżyński empezó los primeros trabajos de investigación y, a continuación, los clínicos en el ámbito de la telemedicina hace 14 años. Al principio se trataba de las teleconsultas realizadas por el profesor Skarżyński. En el 2005, se tomaron los primeros pasos para poder ajustar el funcionamiento de los implantes auditivos en un grupo especial de pacientes con pérdida auditiva parcial, cada vez más creciente. En el 2007, se mostraron los primeros resultados en la arena internacional. El nuevo método de telefitting se iba implementando gradualmente en la práctica clínica, a una escala cada vez más grande. Los muy buenos resultados de su aplicación durante los estudios piloto, complementados a la vez con elementos de telerehabilitación, dieron lugar a otra idea del profesor Skarżyński, la “Red Nacional Polaca de Telerehabilitación Auditiva”. Así nació la primera en el mundo Red Nacional de Teleaudiología que, a día de hoy, abarca más de 20 centros distribuidos por todo el país. Es el único sistema de ese tipo en dicha disciplina de la medicina y atención a la salud.

El carácter único del sistema queda demostrado por el hecho de que desde hace varios años sistemáticamente recibe prestigiosos premios en todo el mundo. Los primeros resultados del sistema permitieron ganar el premio principal del siglo XXI en el prestigioso concurso teleinformático The Computerworld Honors en Washington, en el 2010. En el 2012, el programa recibió el premio de la edición polaca del concurso Premio Galien.
El concurso es de carácter internacional y se celebra anualmente en muchos países a lo largo del mundo. En el marco de las ediciones internacionales se otorgan premios en tres categorías: medicinas, investigaciones científicas, equipamiento médico.
– Me da gusto de que el trabajo mío y de mi equipo haya sido premiado por un gremio de científicos y representantes del mundo de la medicina tan reconocidos. Sé que la competencia fue muy grande, ya que de las 90 candidaturas registradas en las distintas categorías de todo el mundo, al final el jurado ha elegido tan sólo a 16 participantes. – dijo el  profesor Skarżyński al recibir el premio. – La perfecta comparación que se hizo durante la Gala de que “Hollywood tiene los Oscar y los productos médicos tienen el Premio Galien” refleja de mejor manera el prestigio, el rango y el valor de dicho premio.

El Premio Galien fue fundado en el 1970 en Francia por un farmacéutico, Roland Mehl. Su intención era divulgar los avances más significativos y revolucionarios de la industria farmacéutica y médica. Con el paso de los años, el premio ganó prestigio y reconocimiento en todo el mundo. El nombre Galien proviene del nombre de Galeno de Pérgamo, el padre griego de la farmacia y la medicina, un talentoso investigador, anatomista y filósofo, cuyos descubrimientos han tenido una gran influencia sobre el desarrollo de la ciencia. Este premio se otorga a empresas e individuos que entienden la necesidad de invertir en la investigación, la tecnología más reciente y los productos y dispositivos médicos innovadores. Según la tradición, dentro del jurado del concurso residen los científicos reconocidos que cuentan con el  conocimiento y la experiencia irrefutable, imprescindible para evaluar las innovaciones presentadas.