I Congreso del Envejecimiento Sano con la participación del profesor Henryk Skarzynski

Home / Noticias / I Congreso del Envejecimiento Sano con la participación del profesor Henryk Skarzynski

I Congreso del Envejecimiento Sano con la participación del profesor Henryk Skarzynski

,

“La Fundación del Envejecimiento Sano”, en colaboración con el Ministerio de Trabajo y Política Social, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Deporte y Turismo, la ciudad de Varsovia, y también el Instituto de Fisiología y Patología Auditiva organizaron el I Congreso del Envejecimiento Sano. Durante el ciclo de sesiones científicas y paneles de discusión de dos días, que tuvieron lugar el 30 y el 31 de enero del 2014 en la Galería de Porczynscy, los expertos hablaron, entre otros, del hecho de que seamos “una de las sociedades de Europa que envejecen más rápido”, y “el porcentaje de las personas de la tercera ciudad que son activos profesionalmente y socialmente es, en Polonia, unas veces más bajo que, por ejemplo, en los países escandinavos”. El iniciador del Congreso era el profesor Boleslaw Samolinski.

En el discurso de inauguración del Congreso la marcial del Parlamento – Ewa Kopacz – subrayó la necesidad de establecer una actitud de muchos niveles hacia los problemas de la vejez sana. La lucha contra las tendencias demográficas adversas es un gran desafío para todo el estado, y este problema no puede estar sujeto a las competencias de sólo un ministerio.

“Todos los estudios, estadísticas y prognosis indican que vamos a vivir una vida más larga. Se trata de que esta vida sea una vida activa y sana, para que podamos disfrutar de nosotros, nuestros hijos y nietos. Disfrutar de la vida.” – dijo en su discurso la Marcial Ewa Kopacz,

A las sesiones plenarias las anticiparon las conferencias de invitados especiales del Congreso: la marcial del Parlamento Ewa Kopacz, el presidente Lech Walesa y el profesor Boleslaw Samolinski, quienes pidieron un compromiso social común para realizar la idea del envejecimiento sano. Su apoyo por la iniciativa lo expresó también, en una carta que se leyó en el foro del Congreso, el presidente Bronislaw Komorowski, subrayando el papel de una actividad y participación larga de las personas mayores en la vida social.

Por cada 100 personas en la edad 60 y más trabajan solamente 13, y en los países como Dinamarca o Suiza este número es más de 40. Nuestros vecinos del sur son más activos que nosotros, entre ellos después de cumplir 60 años de edad trabaja cada cuarto ciudadano. De la misma manera se presentan los datos sobre la participación en la vida social. Las personas de la tercera edad polacos y húngaros son los que más se quejan del estado de su salud. Observamos mucha intensidad de depresión psíquica y el índice de personas discapacitadas y crónicamente enfermas es 8 veces mayor que, por ejemplo, en Austria.

Entre los problemas de los que se habló durante el Congreso hubo una conferencia sobre la condición buena de los órganos de sentido que tiene una influencia decisiva en el desarrollo social. Necesitamos la audición, vista y el habla buenas para que la comunicación interpersonal sea posible.

Según el profesor doctor habilitado Henryk Skarzynski, quien dirigió durante el Congreso la sesión plenaria “La importancia del problema de trastornos del proceso de comunicación”: “Uno de los grandes desafíos de la sociedad moderna es asegurar una buena comunicación interpersonal que permite un proceso contante de aprehensión. Hoy en día cada uno de nosotros aprende algo constantemente. Tal vez tardamos más en aprender de memoria o nos resulta más difícil repetir algo, pero constantemente aprendemos algo nuevo. Los trastornos del funcionamiento o los defectos de los órganos de sentido, sobre todo la audición, causan muchos problemas: el empeoramiento de las funciones cognitivas, las disfunciones de varios otros órganos, la depresión de las personas mayores, que ocurre 5 veces más frecuentemente en el caso de las personas con una pérdida auditiva profunda. Nos preocupan también las estadísticas de los trastornos centrales en las personas de 65 años de edad y más: en el 33% de los casos ocurren los trastornos de las funciones cognitivas, en el 80% – los episodios de pérdida de la memoria, en el 90% – el peligro de la enfermedad de Alzheimer. La detección temprana de los trastornos auditivos, las posibilidades de aprovechar las tecnologías más recientes, permiten modelar la audición de las personas de todas las edades, facilitándole una buena comunicación con su entorno.” – con estas palabras el profesor Skarzynski terminó su discurso.