En dueto para Jubileo

Home / Noticias / En dueto para Jubileo

En dueto para Jubileo

En dueto para Jubileo

A lo largo de los años, hemos estado observando a los pacientes del Instituto para quienes la música es un apoyo en la rehabilitación. Estas observaciones se han convertido en un impulso para organizar el festival de música de niños, adolescentes y adultos con trastornos auditivos denominado «Ritmos Cocleares» – recordó el prof. Henryk Skarżyński, el creador de este evento. Este año, tuvo lugar la quinta edición jubilar del festival, que se convirtió en un elemento permanente en el calendario de eventos musicales. El concierto final, que contuvo los premiados de años anteriores y maestros, con quienes trabajaron durante los talleres clínicos, se convirtió en una oportunidad para resumir lo que sucedió durante las cinco ediciones del Festival.

El concierto de jubileo de este año tuvo un carácter especial: los ganadores de ediciones anteriores que previamente actuaron en solitario, esta vez aparecieron en duetos con músicos profesionales, maestros que anteriormente dirigían talleres clínicos y con acompañamiento de orquesta. Por lo tanto, demostraron que pueden convertirse en parte integral de un equipo de músicos profesionales y aparecer en el escenario. Hecho que no es fácil incluso para estudiantes y graduados de escuelas de música.

– Es una gran alegría para mí como médico ver a mis pacientes aparecer en el gran escenario con músicos profesionales. Hoy estos pacientes son artistas que abandonaron el mundo del silencio. Esto también es una prueba del gran progreso de la medicina en los últimos años – dijo el profesor Henryk Skarżyński dando la bienvenida a los invitados reunidos en el Teatro Palladium de Varsovia. – Me gustaría agradecer a los médicos de todo el mundo y a los médicos del Instituto de Fisiología y Patología de la Audición en Kajetany, que ayudaron a los participantes de nuestro festival a recuperar la audición y, gracias a los cuales, podemos admirarlos en el escenario. El festival ya tiene su marca en el mundo. Muchos pacientes con implantes y con talento musical quieren venir aquí. Este es un festival exigente, no hay caminos fáciles, no todos los participantes llegan a la final. Debe presentar un nivel apropiado – enfatizó el prof. Skarżyński. – Los participantes del festival vienen aquí desde los rincones más lejanos del mundo, incluyendo Australia, Asia y Sudamérica. Así llevan al mundo entero lo que hacemos aquí y cuáles son nuestras capacidades: nuestros pacientes se encuentran entre los primeros en tener acceso a las últimas tecnologías. También me gustaría señalar que, a través de sus maravillosas actuaciones, se convierten en embajadores no solo de nuestro Instituto, sino también de toda la medicina polaca.

En la bienvenida a los invitados, el prof. Skarżyński también agradeció al compositor (el prof. Krzesimir Dębski) quien ha estado colaborando con el Festival desde el principio. «Es un buen espíritu artístico que siempre nos apoya», dijo el profesor.

El profesor Ryszard Zimak, director de orquesta, presidente del jurado, pedagogo y rector desde hace muchos años de la Universidad de Música Fryderyk Chopin en Varsovia, no ocultó sus emociones, mencionando la primera edición de «Ritmos cocleares». – Acepté la invitación para participar en este evento de parte del prof. Henryk Skarżyński con gran alegría, pero también con cierto temor pues no sabía cómo evaluar a las personas sordas que tocan y cantan: qué criterios tomar. Junto con los otros miembros del jurado, acordamos que no juzgaríamos, sino que tomaríamos elegiríamos porque tal como dijo prof. Skarżyński, en este Festival todos ganan. Después de cinco años, cuando veo a los ganadores de la primera, segunda o tercera edición aparecer en duetos con músicos profesionales y la orquesta sinfónica, ya sé que me equivoqué en algunas cosas. Solo unos pocos estudiantes de las academias de música pueden «llevarse bien» con la orquesta porque para esto se necesita una audición armónica y los laureados de ediciones anteriores lo hicieron perfectamente. Los duetos que crearon con músicos destacados fueron verdaderamente magistrales. También se puede ver un gran progreso en la técnica de tocar y cantar. En este último caso hay un increíble trabajo sobre la emisión de la voz. Tengo un gran respeto por todos, porque sé cómo es el camino a seguir para ser músico. Las personas con implantes que nos presentan su música son héroes. Me gustaría que esta noble iniciativa se expandiera en nuestro país, Europa y el mundo. Como destacó el prof. Zimak, el hecho de que los pacientes puedan realizar estos trabajos a la perfección en el gran escenario es mérito del profesor Henryk Skarżyński.

– Este Festival fue excepcional porque nuestros pacientes, ganadores de ediciones anteriores, se presentaron en el concierto de gala junto a maestros. Actuaron con artistas escénicos polacos y acompañados por la orquesta – Barbara Kaczyńska, directora artística del Festival y secretaria científica del programa científico-médico «La música en el desarrollo auditivo humano», no ocultó las emociones. – Durante el primer Festival, los participantes seleccionados por el jurado actuaron en solitario. Esta noche pudimos ver cuán enorme ha sido su progreso. Fue un gran evento para nosotros y para ellos.

Krzysztof Malicki, el primer flautista de la Orquesta Sinfónica de la Filarmónica Nacional no ocultó su admiración por la organización del Festival: Estoy muy impresionado por este proyecto organizado por el profesor. H. Skarżyński. Él es el corazón y el cerebro del Festival. Para mí, él es un modelo a seguir: admiro su capacidad para unir a personas de diferentes ambientes a su alrededor, lo que resulta en, entre otros, este magnífico festival «Ritmos cocleares», donde podemos admirar las habilidades de las personas que nacen sordas o que han perdido la audición, y ahora, gracias a los métodos revolucionarios del profesor, no solo pueden escuchar, sino incluso cantar o tocar instrumentos. Como miembro del jurado, debo admitir que no es fácil elegir a los ganadores, porque cada historia detrás de la cual se esconde el participante es extremadamente conmovedora.

– Como jurado que ha estado observando a los ganadores durante varios años, puedo decir que están progresando cada vez más – comentó Grzegorz Wilk, vocalista, actor y compositor, resumiendo las cinco ediciones del Festival. – Personas con problemas de audición severos, con implantes, que en principio no deberían estar en el escenario musical, tocan y cantan. ¿No es eso genial? ¿No es esto motivador? Estoy muy feliz de que el profesor Henryk Skarżyński me invitara a participar ya en el primer Festival, porque puedo motivarlos a continuar este camino – dijo Grzegorz Wilk.

Refiriéndose a las habilidades de los laureados, Vadim Brodski, virtuoso del violín y miembro del jurado del Festival, destacó lo importante que es para una persona con problemas de audición obtener un médico con vocación como el profesor Henryk Skarżyński. – Una vez perdí la audición durante tres días y vine al médico con un sentido del humor demasiado «agudo» que me dijo: «Bueno, qué pasa si no escuchas: Beethoven tampoco escuchaba». Los ganadores encontraron en Kajetany no sólo ayuda, pero también atención profesional, es por eso por lo que pueden sentir pasión por la música.

EN UN Dueto CON EL MAESTRO

El primer dueto que fue anunciado por los presentadores del concierto de gala Agata Konarska y Maciej Miecznikowski fue compuesto por Weronika Niczyporuk y Grzegorz Wilk. Cantaron una canción del musical «El fantasma de la ópera» que durante años fue un gran éxito en Broadway. – Weronika eligió la pieza, es bastante difícil de interpretar, pero mi compañera de interpretación ha pasado de ser una chica tímida para transformarse en una joven extraordinaria que canta bellamente. Veo un progreso asombroso en ella – dijo el conocido vocalista y compositor. – Voy a clases de canto dos veces por semana. También practico el canto en casa todos los días. La oportunidad de actuar frente al público me da una gran alegría. Durante los ensayos, Grzegorz me ayudó mucho y me dio muchos consejos valiosos. Fue mi maestro, profesor y amigo. Como cuando estoy parada en un paso de peatones, siento miedo cuando me paro en el escenario, pero junto al Sr. Grzegorz, me sientí segura- dijo Weronika Niczyporuk.

El profesor Janusz Olejniczak y la Dra. Małgorzata Strycharz-Dudziak tocaron juntos en el nostálgico piano «Danza eslava» de Antoni Dworzak, que puso a los oyentes en un sueño. – Es realmente un gran honor que pudiera haber actuado con un maestro del piano. Queríamos elegir una canción que se estuviera moviendo, que fuera agradable de escuchar. Toqué tonos más bajos, no sé si todo fue bien, pero creo que el sonido imperfecto también puede ser hermoso – concluyó la Dra. Małgorzata Strycharz-Dudziak, quien ya apareció en el primer Festival en 2015. – Małgorzata me contó su historia. Para mí, esto es completo surrealismo, al igual que lo que hizo el profesor: hizo realidad que estas personas no solo puedan comunicarse con su entorno, sino que también puedan hacer música. Y pueden hacerlo maravillosamente, un ejemplo de ello es una hermosa joven que me acompañó en el escenario.

No menos romántica fue la siguiente canción elegida por el maestro Krzysztof Malicki. Fue un vals escrito por Wojciech Kilar para la película » Trędowata «. La interpretó junto con Estera Łabiga, la laureada de la primera edición del Festival. – Krzysztof es un gran maestro. Pude descubrirlo durante los talleres con el maestro que tuvieron lugar el día anterior. Me dio muchos consejos valiosos, me mostró cómo hacer ciertas frases. Durante el concierto, él me ayudó a «entrar» en los momentos correctos.

Se despertó un gran entusiasmo por el violín conjunto de Anna Czupryn, laureada de la tercera edición de «Ritmos cocleares», y Vadim Brodski, el virtuoso del violín de renombre mundial. Más aún porque la canción que eligió esta pareja es una conocida canción del musical «El violinista en el tejado»: «Si yo fuera rico». Los artistas fueron aplaudidos durante largo tiempo y la gran estrella Maciej Miecznikowski declaró que, cuando ves a un maestro tan grande hace que parezca que tocar el violín sea muy simple… – La actuación con el Sr. Vadim fue un gran placer para mí. La preparación de la pieza y nuestro ensayo con la orquesta fueron muy buenos, nos entendimos bien en el escenario y los dos pudimos leer nuestras intenciones musicales, por lo que el tocar juntos me dio mucha alegría. El Sr. Vadim es un violinista con gran experiencia y grandes logros artísticos, por eso le agradezco la oportunidad de dar un concierto juntos y las muchas palabras cálidas y valiosos consejos que escuché de él. Fue una experiencia muy agradable y, sin duda, permanecerá en mi memoria por mucho tiempo – dijo Anna Czupryn después del concierto.

Escuchando a Oliver Palmer, el cantante de ópera, tenor y soprano, la Dra. Bogumiła Dziel-Wawrowska se da cuenta del talento que se necesita para cantar la canción «Vivo per lei» del repertorio de Andrea Bocelli, el intérprete favorito de Oliver. – Cuando salgo al escenario con Oliver, me siento responsable de que todo vaya bien. Lo siento mucho, pero Oliver no se estresa, él siempre está feliz después del espectáculo. Le envidio – dijo la Dra. Bogumiła Dziel-Wawrowska después del concierto.

Sin embargo, un gran éxito llegó con la entrada a la escena de Olaf Kacy, el laureado de la primera edición del Festival. Con el maestro Wojciech Bylica tocaron la canción con la batería de la película «Rocky III” – “Eye of the Tiger». A su vez, hubo un verdadero espectáculo con el acordeón tocado por un invitado especial esta noche: Dejan Zivkovic, participante de la tercera edición de «Ritmos Cocleares». Tocó el inusual «Libertango» de Astor Piazzolla, después del cual recibió un fuerte aplauso.

ACTUACIONES MUSICALES DE LOS laureados DE ESTE AÑO

Durante la noche de júbilo también hubo diez laureados: participantes del Festival que, durante las audiciones anteriores, causaron la mejor impresión entre los jurados. Entre ellos se encontraba la participante más joven, Mireia Pozas Saiz de España (su hermano Arnau fue finalista de la primera edición del Festival que se realizó en el Parlamento Europeo en 2018, tocando la “Oda a la Alegría” de Ludwig van Beethoven en el saxofón) que, con el inusual encanto de un niño de 8 años, tocó con el clarinete la canción más corta de la historia del Festival. – Esta chica en 30 segundos, porque esto fue cuanto duró su actuación, me dejó enamorada – así habló de Mirea, justo después de las deliberaciones del jurado, Maciej Miecznikowski.

– Trato los implantes como joyas – dijo otro pequeño artista, Salome Daghundaridze de 9 años, de Georgia, que decidió participar en el Festival por segunda vez. Como admitió – le encanta la música porque su madre la cantaba canciones de cuna. Ella ama a Elton John. En el escenario también había pianistas de 11 años: Anamaria Stefania Nastase de Rumania, quien piensa que tocar el piano es más que sólo terapia y su compañera, Abay Nurlanuly de Kazajstán, quien además de tocar el piano le gusta dibujar, nadar y jugar ajedrez, e Ilona Pashkevich de Rusia, que se ganó los corazones de la audiencia con la «Polca italiana» de Sergei Rachmaninov. La niña dijo que sólo comprendió el significado de la palabra «silencio» después de que le colocaran el implante, cuando escuchó el canto de los pájaros, el ruido de los árboles, el habla de la gente.

El corazón de la audiencia fue conquistado por Nurbol Seydulla, de 11 años, vestido con un traje popular de Kazajstán. Tocó una de las melodías populares en el dombra, un instrumento nacional kazajo con solo dos cuerdas. Por otro lado, el trombonista de 23 años Alek Mansouri de los EE. UU. provocó el aplauso del público. Este inusualmente buen chico dijo que nunca se sintió sordo y que su instrumento es inusual porque cuando se toca bien, el trombón… canta. Bettina Gellinek Turner, de 65 años, de EE. UU. también recibió un aplauso. Tocó con la flauta barroca una canción muy bien conocida por los flautistas: Sonata en fa mayor de Georg F. Haendel.

Los vocalistas también aparecieron en el escenario de Pallarium. La joven de tan solo 13 años Lova Rose Rohrmann Heick, de Dinamarca, que cantó la canción «Lost Boy», demostró que ya es una artista madura. Como recordó su padre, Lova ya cantaba a los 2,5 años. El Instituto de Fisiología y Patología de la Audición estuvo representado por Paweł Sepioło, de 26 años, quien junto con su esposa Agnieszka, cantó de forma conmovedora la canción popular «No preguntes» del repertorio de Paweł Domagała. Esta canción interpretada por Paweł, que de repente perdió la audición en un oído, adquirió una pronunciación especial.

Tradicionalmente, al final del concierto, Barbara Kaczyńska (mezzo-soprano) y Maciej Miecznikowski (barítono) cantaron a dueto la canción «El mundo que escucho», con las letras escritas por el prof. Henryk Skarżyński en 2015, y la música compuesta por el maestro Krzesimir Dębski. Basia y Maciek lo cantan cada año y se ha convertido en el himno del festival. Todos los artistas fueron acompañados por la Orquestra de Cámara “Divertimento” de Elżbieta Ostrowska bajo la batuta de Krzesimir Dębski.

«Gracias a aquellos que han ingresado o regresado al mundo de los sonidos, podemos experimentar juntos hermosos momentos, mostrando las enormes posibilidades que tenemos para cada uno de nosotros», estas palabras, que pronunció durante la primera edición del Festival «Ritmos Cocleares» es la frase perfecta para este extraordinario evento.